Skip to main content

El interés de generar prácticas de sostenibilidad, en todas las áreas de las organizaciones, llevó a la creación de Sistema B, una exigente certificación internacional que ha recibido el respaldo de Bancolombia por el gran impacto social, ambiental y empresarial que genera.

La información aquí contenida es simplemente material informativo que se pone a disposición de las pymes. Es responsabilidad exclusiva de los clientes y las pymes el cumplimiento de la normatividad que le sea aplicable.

Las Empresas B dan lo mejor de sí al planeta

Promover la consolidación de empresas que sean las mejores para el mundo es uno de los objetivos del Sistema B. Esta certificación se orienta a compañías que han entendido que el éxito empresarial es un equilibrio entre el valor económico y el bienestar social y ambiental que se genera en el entorno.

“En este sentido, en su misión debe incluirse la solución a problemas sociales y ambientales a largo plazo. Lo que las convierte en negocios socialmente sostenibles”, asegura Jorge Buendía, integrante del grupo promotor de Empresas B para el Valle del Cauca.

Para obtener la certificación es necesaria una evaluación de desempeño de la empresa en diversas áreas: gobernanza, modelo de negocios, prácticas ambientales y laborales. El puntaje mínimo para convertirse en una empresa B es de 80 puntos y el máximo de 200. El diagnóstico es gratuito y cualquier compañía sin importar el sector ni el tamaño puede realizarlo en www.sistemab.org.

“El siguiente paso es una entrevista telefónica en la que se solicita información adicional para soportar algunas respuestas suministradas en la evaluación. Si esto resulta satisfactorio para la persona de B Lab, organización estadounidense sin ánimo de lucro que otorga la certificación, se da un plazo para el cambio de estatutos de acuerdo con el encargo fiduciario, con la finalidad de garantizar la continuidad de la sostenibilidad así se presenten cambios en la administración”, explica Buendía.

La certificación es internacional, tiene vigencia de dos años y un costo anual desde 500 dólares, dependiendo de la organización. Entre los beneficios de ser una empresa B está el acceso a alianzas comerciales con cerca de 2.000 compañías en el mundo que han obtenido la certificación, además de contar con un valor agregado que atrae a empleados, clientes y proveedores también comprometidos con causas ambientales y sociales. En Colombia, hasta ahora, solo 44 compañías cuentan con esta certificación que las distingue por su enfoque en dar lo mejor de ellas al planeta.

Conecta

En 2012 Siembra Viva nació como una aplicación para que los pequeños productores agrícolas registraran la información de los productos que cosechaban y que enviarían a los supermercados, además de los datos de los insumos que utilizaron. El objetivo era minimizar la intermediación y utilizar el sistema de información para que pudieran conectarse directamente con supermercados.

Diego Benítez, fundador de la compañía, recuerda que su experiencia en una comisionista de bolsa de productos agropecuarios le permitió conocer en detalle la dinámica de los negocios en el sector, en particular la compleja cadena de intermediación que castigaba en precio al productor primario. Viendo el crecimiento de las aplicaciones tecnológicas diseñó una solución que buscaba darle mayor poder al productor y acercarlo al cliente final.

Sin embargo, en la práctica, minimizar la cadena de intermediarios era muy complejo porque el problema real era que un pequeño productor no estaba en la capacidad de asegurar calidad y cantidad a un cliente final como los Almacenes Éxito. Por lo tanto, la tarea del intermediario era generar las economías de escala para surtir a estos grandes compradores.

Con esa necesidad identificada comenzó operaciones Siembra Viva, cuya visión de negocios ha vivido grandes ajustes, el más importante fue el lanzamiento de la tienda virtual, a finales de 2013. En esta web se comercializan al consumidor final canastas de hortalizas y frutas de origen totalmente orgánico y cultivados con prácticas de agricultura regenerativa en invernaderos dotados con tecnología de alta precisión.

El primer llamado de Siembra Viva fue acogido por 12 agricultores y 50 familias clientes que creyeron en la promesa de valor del emprendimiento. Hoy, tres años después, unas 750 familias ordenan su canasta mensual de fruver a Siembra Viva y ya son 17 productores vinculados en cinco zonas de Antioquia: San Antonio de Prado, Santa Helena, La Ceja, Marinilla y La Unión.

En el modelo de negocio, las familias campesinas ponen a disposición de la empresa sus parcelas, Siembra Viva invierte en la tecnología y les garantiza un precio de compra por los productos que cultivan, también les da acompañamiento y formación en prácticas de producción limpia durante diez meses. Otros 20 productores forman parte del equipo de contingencia, a los cuales les garantizan la compra de la cosecha. Por lo menos el 60% del precio pagado por los consumidores se traslada al agricultor.

Siembra Viva cuenta con cinco socios entre los cuales se destaca el fondo internacional de inversiones Acumen, que abrió sus operaciones en Bogotá en 2013 e inyecta recursos a proyectos de alto impacto social.

Siembra Viva es una Empresa B
  • Como parte de su visión, el año pasado se certificaron como Empresa B. “Fue una evaluación muy exigente, especialmente en los puntos de procesos estandarizados, pero logramos la certificación gracias a nuestra propuesta de valor, que impacta social y ambientalmente”. Gracias a ello, han contado con el apoyo de Bancolombia para fortalecer su base tecnológica. “Como Empresa B hacemos parte de un programa que se llama Impactamos y con el cual hemos tenido la oportunidad de contar con la consultoría de Carlos Bolívar, ejecutivo de Bancolombia y experto en desarrollo tecnológico”.

    Con esta asesoría el equipo de desarrollo tecnológico de Siembra Viva ha logrado implementar una metodología para hacer seguimiento y dar prioridad a los clientes. “Además de lograr el acompañamiento de Bancolombia, ser una Empresa B nos ha permitido disfrutar de un colegaje con empresas que tienen la misma filosofía empresarial, creando un networking muy importante que nos permite también aprender de la experiencia de otras compañías”.

    Bancolombia promueve la sostenibilidad de sus clientes y proveedores

    Bancolombia recientemente obtuvo el reconocimiento como el quinto banco más sostenible del mundo y el primero del continente americano, por encima incluso de las instituciones estadounidenses y canadienses en el marco del Foro Económico Mundial, en Davos (Suiza). Y en línea con esa visión del negocio, buscan que los clientes y proveedores también analicen cómo están sus estándares de sostenibilidad y encaminen esfuerzos para impulsarlos.

    En el marco de esa estrategia de sostenibilidad, en mayo del año pasado suscribieron una alianza con Sistema B, con la cual buscaron que proveedores y clientes se midieran en varios aspectos como gobierno, empleados, comunidad y ambiente con el propósito de generar acciones para mejorar en los diversos aspectos. “Esto está alineado con nuestro pensamiento y esta es la razón por la cual queremos promoverlo”, señala Beatríz Ocampo, gerente de Sostenibilidad de la entidad.

    Fue así como 111 proveedores fueron medidos a través de la estrategia ‘Mide lo importante’, la cual representa una oportunidad para que las empresas se hagan preguntas que posiblemente en su día a día no se formulan y logren mejorar aspectos que los lleven a la sostenibilidad. Como parte de los resultados, Choucair Testing, proveedor de Bancolombia, se certificó como Empresa B.

    “Este año queremos llevar el modelo a otras regiones del país porque tenemos claro la generación de valor que se logra, además queremos que otros también tengan prácticas sostenibles que nos garanticen una perdurabilidad en el tiempo”, puntualiza la ejecutiva.

    Actualízate: Expendios de carne y transportadores ¡a inscribirse!
  • Ya se cumplieron los dos meses de plazo para realizar la inscripción y solicitud de autorización sanitaria de establecimientos de expendio y almacenamiento de carne y productos cárnicos comestibles, que incluyen los vehículos en los cuales se transportan este tipo de productos. Quienes no lo hayan realizado se exponen al cierre de sus operaciones.

    Este trámite se debe realizar ante la autoridad territorial de salud y es de carácter obligatorio según el Art. 8 de la Resolución 3753 de 2013 expedida por el Ministerio de Salud y Protección Social y el Art. 3 de la Resolución 2016041871 de 2016, expedida por el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (INVIMA). El trámite es gratuito.

    La certificación internacional del Sistema B se orienta a compañías que han entendido que el éxito empresarial es un equilibrio entre el valor económico y el bienestar social y ambiental que se genera en el entorno, contando con un beneficio importante como alianzas comerciales con cerca de 2.000 compañías en el mundo.

    Ponte al día en la regulación

    Resolución No.2016041871-el-07-de-octubre-de-2016
    Descargar


     
    Temas clave:

    ¿Te pareció útil este contenido?

    Inscribirme

    Suscríbete a nuestro boletín

    1. Mantente actualizado con información semanal.
    2. Ten a la mano temas de interés para tu negocio.
    3. Entérate de lo último en tendencias para tu empresa.

    ¿Quieres ver más artículos de Actualízate?

    Descúbrelos
    ${loading}